jueves, noviembre 23, 2006
G C Y/ 1
Queridas nabas nuestras.

Cuando el nabo se siente satisfecho con tu buen desempeño, es usual que se le ocurra hacerte diferentes tipos de obsequios que recorren el camino de lo romántico (flores, poemas de amor, barquitos de papel, perfumes, etc) hasta llegar a los justos y necesarios territorios del pragmatismo (departamentos, autos, joyas, viajes, casamiento, hijos, etc)

El nabo puede darte espacio en dónde se te ocurra, incluso hasta en su misma casa, pero lo que una yegua jamás, bajo ninguna circunstancia, debe aceptar es un espacio en su hosting.
No hay peor acto de dominación que ese. Es una trampa mortal.
Con 30 mangos anuales te pagás un hosting para el dominio que quieras, así sean pedorreces del tipo "soytunabafavorita.com" o "amoajuancitoforever.net". Innumerables son las posibilidades y, por supuesto aconsejamos un dominio, por lo menos más neutro y reutilizable.

Reconstituir un corazón destrozado no es tarea fácil, pero es empresa posible. Perder años de denodado trabajo por descuido y credulidad, es IRREMEDIABLE.

Después no digan que no avisamos.
 
**Yeguas Inc.** 9:35 a. m. | |