martes, mayo 28, 2002
El nabo recién divorciado

Se separó hace un mes y está ávido por saber que es lo que pasaba mientras la bruja se encremaba la cara para ir a dormir y él veía Fútbol de Primera. Lo primero que descubre es que, en la calle hay cantidad de jovencitas en celo y mujeres maduras disponibles y medio desesperadas. Pero, los años de guisos de mondongo con tinto, le han generado una buzarda de proporciones desmesuradas y, la calva incipiente comienza a notársele. Así se anota en un gimnasio y vuelve a reunirse con el grupo de fútbol de los miércoles por la noche, al que hace 16 años no frecuenta. Porque el nabo recién divorciado, ha perdido a todos sus amigos y no sabe bien que es eso de andar sólo por la vida. Así que, a fuerza de voluntad, cuando consigue adelgazar los primeros dos kilos, sale a arremeter contra cuanta hembra se le cruce, en pos de experiencias sexuales plenas y apasionantes...
Este nabo, es de la generación pre-sida, aunque tiene plena conciencia de que las prácticas sexuales han cambiado, no está acostumbrado a usar forro. No sabe ni como se pone uno Así que no te sorprendas si las primeras veces el asunto tiene ribetes gore. Lo más probable es que con el asunto de la adaptación, la cosa cueste mucho. Además tiene un pleno conocimiento de la naturaleza femenina de su ex, pero no de la tuya. Si a ella no le gustaba chuparla, seguro te va a tener chupándosela por toda la eternidad. Y como la jermu era un tanto remilgada y poco creativa a la hora de innovaciones sexuales, no sueñes con un cunnilingus, y mucho menos con poses que extremen esfuerzos físicos.
Este nabo enarbola la bandera de la libertad, pero en el fondo, el riesgo lo atormenta y lo que busca es volver a su vida tranquila y hogareña. Quiere una amante ardiente, pero también una sierva que le lave y le planche las camisas, mientras comienza a recordar con nostalgia las bondades de su ex- preparando milanesas. Si estás buscando marido, no te hagas ilusiones. Un 80% de probabilidades indican que volverá con su esposa. Si lo que estás buscando es un amante avezado, no es este tu pollo, tendrás que armarte de paciencia y enseñarle toda la sabiduría erótica acumulada a lo largo de años de experiencias. Si no estás dispuesta a hacer beneficencia, entrenándolo para que de una vez por toda aprenda a satisfacer a su bruja de toda la vida, mejor huye antes de que sea demasiado tarde.



 
**Yeguas Inc.** 5:16 a. m. | |
miércoles, mayo 22, 2002
El nabo casado speed, modelo base

Como su nombre lo indica, este modelo viene sólo con los elementos básicos para ser un nabo: él solito y su alma, con suerte gasolera pero más frecuentemente GNC. Y el autito, claro, un fitito, algún modelo superpopular en el pasado o cafeteras por el estilo, todas ellas con su fierro trabavolante y el infaltable "toque personal" que hace del coche un ejemplar "único": el piso picado y arreglado con membrana, el arranque que sólo responde a su dueño (ojo, puede ser que te toque empujar la batata), las puertas imposibles de abrir o cerrar si no sabés el truco, el espejo pegado con cinta aisladora, o el asiento del acompañante (el que te toca a vos, claro) suelto o falseado, de manera tal que cada frenada agregue su cuota de adrenalina al asunto. Su absoluta carencia de equipamiento (ni siquiera un celular con tarjeta tiene) lo convierten en un modelo sólo apto para aquellas mujeres que gusten del riesgo de la aventura y el azar, ya que la relación será como embarcarse en una travesía 4x4 por la jungla camboyana, en un jeep de la segunda guerra, destartalado y sin aire acondicionado.
Si bien conserva la característica "yo las tengo a todas" que lo incluye en la categoría speed, en el modelo base, ésta se presenta casi completamente en el grado de tentativa. Es así que, literalmente, intentará levantarse a todas, sin distinción de raza, tamaño, edad, físico, jerarquía, situación socio-económica, credo o ideología, a tal punto que es capaz de encarar hasta a su propia hermana. Es de destacar que el modelo base tiene una particular predilección por las relaciones enmarañadas, cuanto más enmarañadas, mejor.
Tendremos, en este modelo también, una importante presencia de "mi mujer" o, mejor dicho, "mi señora". El speed base nos mantendrá siempre informadas sobre los eternos problemas de "mi señora", lo poco comprensiva que es "mi señora" o lo mal que se lleva con "mi señora" y derivados. También es característico que nos informe (o que sea de conocimiento público) que él y "mi señora" son personas abiertas, si bien nunca hablan de ello porque "ojos que no ven, corazón que no siente". De todos modos, quedará debidamente asentado en todo momento, que él tiene las cosas clarísimas, que ni piensa en separarse, y que esto es otra cosa y no se mezclan. Pero esa falta de comunicación subyacente en el hogar hace que el modelo base hable mucho (generalmente más de lo debido) con el resto del mundo sobre su condición speed y guste de relatar y reiterar todo lo que, al menos en teoría, es capaz de hacer, aún a pesar de sus carencias y limitaciones.
Este modelo tampoco cuenta con un hábitat natural para la relación, lo cual profundiza la sensación de riesgo. Generalmente, no pisa un telo (si es que alguna vez lo pisó) desde hace por lo menos diez años. Es por eso que el base intentará aprovecharse de rincones semi-apartados, baños no muy concurridos, oficinas despobladas, aulas vacías, su propia casa en horarios de soledad y otras localizaciones en las que la posibilidad de que caiga algún tercero es inminente. Cualquier coincidencia espacio-temporal que venga al caso, será útil a sus fines.
En general se pueden encontrar ejemplares en buen estado, pero no hay que confiarse ya que es como ir a comprar ropa al outlet: puede verse maravilloso pero si está ahí es porque alguna falla oculta tiene. No ayuda en la elección el hecho de que el base no promete nada porque es evidente que no puede prometer nada. Esto cobra mayor importancia cuando nuestra condición es comprometida, y debe ser prioridad absoluta a evaluar antes de embarcarse en el rally.
Este modelo, que conjuga informalidad (pero informalidad mal) y ecología (ecología de la más militante, bien greenpeace y mal) en dosis exasperantes y en todos sus significados, presenta infinitud de variantes, todas igualmente deficientes. Entre ellas se destaca el "GNC propiamente dicho", caracterizado por sus levantes y orgías imaginarias; el "Serie discontinuada", que se reconoce por su tendencia a arrugar justo cuando la cosa está ahí; y el popular "Yo soy así, quelevamua'cer" que, como se siente orgulloso de, al menos, ser un speed (algo así como la cola del león), hace ostentación de su categoría y carencias. De todos modos, todos ellos resultan propensos a ser "agarrados con las manos en la masa" en las situaciones más ridículas y trilladas, de las cuales, quizás la más tradicional sea "La Gran Hugh Grant".
En definitiva, éste es un nabo para corazones fuertes y bien dispuestos, al que no hay que tomarse demasiado en serio ni proyectarle muchas expectativas porque, por lo general, está bien, pero tampoco la pavada.

 
**Yeguas Inc.** 2:19 p. m. | |
martes, mayo 21, 2002
El nabo casado speed, modelo standard

Este modelo, que viene con el equipamiento básico del speed (el celular) sólo presenta un versión económica de algunas de las características de los modelos superiores (Premium y Full): si accede a internet, lo hace desde una conexión supermonitoreada por su laburo o su esposa, o directamente desde locutorios; su catálogo de excusas es más limitado y caótico. Por supuesto no tiene bulo, ni telo preferido ya que, dada su almita gasolera (característica distintiva del modelo), su presupuesto para este ítem es escaso. Por ello, sus lugares de encuentro preferidos son de lo más informales, como la oficina en horarios remotos, el depto de un amigo que está de viaje y, de última, un telo de los más baratos, nada de lujos.
El modelo standard presenta unos problemas de logística que entran, como mínimo, en la categoría de preocupantes y lo convierten en el Rey de las Promesas Al Pedo. Entre otros, este nabo anda generalmente abrumado por su trabajo y otras ocupaciones y tiene graves problemas para organizar su agenda y citas, a medias compensados por una memoria que, si bien puede fallar (y de hecho falla más de lo recomendable), por lo general responde satisfactoriamente. A esto se suma la baja confiabilidad de su equipamiento tecnológico, que de ningún modo es el mismo que el de los modelos superiores. Además, gracias a que el catálogo de excusas no es tan completo, por lo general te enfrentarás a historias burdas y te enterarás de las situaciones hilarantes que el nabo vivió tratando de engatusar a su mujer. Porque el modelo standard de nabo speed introduce una característica que no poseen sus versiones mejoradas: habla de su mujer y te participa de todas instancias y detalles de sus ingeniosas tretas para lograr que "la bruja" (de los cientos de apodos que "mi mujer" tomará, "la bruja" será el más usual), sea la única que no se entera de lo speed que es.
Otro de los sellos de fábrica del modelo standard es su tendencia a esconder, frente a sus "minas", su naturaleza speed. Esto no se cumple con sus amistades, que llevan el diagrama completo de sus actividades. O sea que, a diferencia del Premium y el Full, no te hablará de todas sus mujeres (salvo de "la bruja", sobre la que oirás muy a menudo, sobre todo porque llama constantemente a su celular), a menos que seas su amiga y nada más. Esta característica hace que a veces confundamos al speed standard con otro tipo de nabo casado. Pero el detalle al que debemos estar atentas para identificarlo correctamente, viene de la mano de sus problemas de logística: el standard acostumbra a confundir horarios y lugares de cita, o bien dejarte plantada o aparecer sorpresivamente. Recordalo siempre: no suspende, confunde, olvida o se ve obligado a cancelar. De la misma manera, por lo general utiliza apodos como "bichi", "nena" o derivados, que en verdad le sirven para estar seguro de no confundir los nombres.
Este nabo puede intentar hacerte creer que sos la única por la que él sería capaz de dejar a "la bruja", la única que ocupa su tiempo, la única de todas las únicas, pero nunca olvides que es un speed y que, aunque standard, intentará tenerlas a todas, a ninguna le hará asco, y a todas les encontrará algo bueno. Es de destacar, si sus condiciones laborales lo permiten, su particular tendencia a mantener relaciones con mujeres que viven en otras ciudades, como si el hecho de tener "una amor en cada puerto" lo ayudara a organizar su rutina speed. Sin embargo, esto más que ayudarlo generalmente lo complica, y termina apelando a viajes sorpresivos y horarios extravagantes y anda corriendo de acá para allá. De todos modos se destaca su generalmente presente buen desempeño sexual y variedad e ingenio de recursos.
Así que ya sabés, teniendo el cuidado de catalogarlo en la categoría precisa y considerando que su informalidad puede resultarte peligrosa si tu situación es comprometida, con el nabo casado speed podés llevarte unos bellos momento de sexo en los que falsamente puedas creerte la dueña de su corazón.

 
**Yeguas Inc.** 5:48 p. m. | |
lunes, mayo 20, 2002
El nabo casado speed, modelo full

El modelo full comparte las características básicas del Premium pero los adicionales de categoría son opcionales y sólo aparecen en forma parcial. Aunque ambos hacen un uso intensivo de la tecnología para sostener sus estrategias (celular, internet, vehículo propio, un aceptable catálogo de excusas, etc.), la principal diferencia radica en que el full no tiene bulo propio ya que ésa es una cualidad excluyente de los modelos de lujo. Con él se recorrerán habitaciones económicas de telos "aceptables" y, si el clima le permite un gesto de generosidad a su almita gasolera heredada del modelo standard, hasta se puede acceder a una suite con cochera privada. Siempre que no tengas casa propia y vivas sola o no se consiga algo mejor, el telo será el hábitat natural de la relación con un nabo casado modelo full. Y si logran encontrar un telo que les quede bien a ambos (pero sobre todo a él) y sea "aceptable", lo más probable es que lo adopten como nidito de amor.
A partir de este modelo y descendiendo en la escala speed, empiezan a manifestarse los problemas de logística, que en éste en particular no llegan al grado de graves. La más importante es la relativa a los tiempos. La teoría dice que el modelo full tiene un trabajo tiempo-completo con "horarios flexibles", sin embargo la realidad te marca que cuando no está tapado de laburo se enfermó, o tiene una reunión sorpresiva, o los compañeros se reúnen para la despedida de soltero del cadete, o el jefe le pidió que lo acompañe a una entrevista con un cliente importante o algo por el estilo. Nunca un "tengo que llevar a mi mujer al médico" o "se me murió el gato" (que identificarían al nabo inmediatamente a la categoría standard o inferior) porque el modelo full jamás se refiere a su mujer o familia directamente, a tal punto que si no preguntás específicamente, puede ser que nunca te enteres siquiera de sus nombres. Sólo escucharás las palabras "mi mujer" --y generalmente acompañadas o cercanas a "yo la amo"-- en casos de emergencia extrema, como por ejemplo que "mi mujer", que es siempre MUY celosa, escuchó accidentalmente una charla inocente ("nos vemos a las dos") que pudo (bien) interpretarse (aunque no daba para que así sea), como trampa. En estos casos, si no se toman las precauciones correspondientes, el modelo full puede entrar en pánico y se pudre todo. Dados estos problemas de logística, es frecuente que el modelo full cambie horarios y/o cancele citas a último momento, por lo que es recomendable utilizar el método de arreglar las cosas sobre la marcha y que cuando pinta, pinte.
Estos mismos problemas de agenda hacen que el modelo full tenga muchísimas menos minas de las que quisiera. Pero, de todos modos, necesita demostrarse a sí mismo que puede tenerlas a todas, por lo que nunca dejará de intentar levantarse a cuanta mujer le amerite el trabajo. Y por eso tiende sus redes a todo lo largo del ancho mar. Cuándo, cómo y dónde se concretará algo de todo lo cosechado, dependerá de las condiciones que le habilite el próximo eclipse. Esto implica que durante el tiempo que dura el cortejo, el nabo full despliegue una razonable cantidad de trucos de seducción simples pero efectivos y prometa innumerables días de desatar incendios, cantidad que descenderá notoriamente una vez logrado su cometido y con la mujer afiliada al club.
Este tipo de nabo vive en un permanente estado de calentura, pero dadas sus características esta se manifiesta generalmente en un abanico importante de ideas y fantasías que van desde lo excitante hasta lo estrafalario y que él no duda en comentarte en cualquier circunstancia. De todas ésas sólo se concretarán las más pragmáticas, dependiendo de lo dispuesta que estés en cada caso. También es bastante común que el tipo te comente sus experiencias, deseos, fantasías y aventuras pasadas y presentes, usando un lenguaje llano y directo y que, además, te pida detalles de las tuyas.
Si tenés suerte, además de un guapo follable sex-and-only-sex te llevás un ejemplar con performance digna de destacar y una imaginación hiperdisparada. Y cuando las casualidades se alineen, te llevás un rato de sexo del bueno o bien, si la alineación no es completa, podés obtener una estimulante charla telefónica bien caliente. Pero si buscás a tu media naranja, a este nabo no lo ves ni en figurita.
 
**Yeguas Inc.** 3:13 p. m. | |
miércoles, mayo 15, 2002
El nabo casado speed, modelo Premium

A diferencia de la mayoría de los otros modelos, el Premium puede darse el lujo de elegir a su presa. Y de su capacidad de elección depende el éxito o fracaso de un nabo en esta categoría. Porque para el Premium las mujeres son, antes que nada, trofeos de caza. Y por eso lo más importante es lo que puedan contar, exhibir o refregar por la cara de sus amigos.
El modelo Premium no tiene problemas de logística porque tiene un bulo propio o, mejor aún, compartido con otro nabo de su misma especie. Generalmente es un departamentito en la zona de Congreso, San Cristóbal o Parque Patricios (cerca de la oficina, lejos de la casa), ambientado con todos los chiches del mejor telo, porque los Raúles, Rubenes y Césares que forman esta categoría no se andan con chiquitas a la hora de ostentar. Lo más probable es que sea entre bastante y muy grasa, aunque se pueden encontrar algunos bien cool.
El Premium es el rey de la estrategia. Tiene un celular con timbres distintivos, el auto con los vidrios polarizados, Cds con popurís de música de levante especialmente grabados, un trabajo que le permite transformar sus horarios en un chicle bien elástico y un catálogo interminable de excusas irreprochables. Por eso es que nunca te va a dejar plantada o cancelar una cita. Eso sí, no intentes ubicarlo fuera de la zona horaria que te fue asignada porque se transforma en el Hombre Invisible.
Este modelo no tiene problemas psicológicos a la vista. No habla de su familia ni de su mujer (aunque, por el solo hecho de pertenecer a la categoría Speed, se sobreentiende su existencia y debe darse por sentado que el nabo ni siquiera fantasea con el divorcio) ni de su trabajo ni de nada de su vida que transcurra por afuera de las paredes del bulo. La palabra culpa no figura en su vocabulario porque el nabo ni siquiera retiene su concepto. Adentro del depto los problemas de la humanidad no existen.
Mientras la mujer satisfaga sus fantasías y alimente el anecdotario para contar a los amigos, el nabo Premium la va a tratar como una reina. Y cuanto más difícil y atractiva sea la presa, más probabilidades de que le dedique su tiempo con exclusividad. Pero no hay que dormirse en los laureles: si bien el nabo nunca hablará de sus otras conquistas con la mujer en la que está trabajando (aunque ésta también deba dar por sabido que él "tiene todas las que quiere con sólo chasquear los dedos"), nunca estaremos seguras de cuándo y por qué éste puede apuntar sus galgos a otra monta. Si se acaban los desafíos, el tipo empieza a buscarlos en otro lado. Y ante la más mínima pérdida de interés, el nabo desaparecerá de tu vida tan repentinamente como entró. Por eso mismo, ni se te ocurra decirle que estás enamorada de él, salvo que necesites sacártelo de encima. Y si querés mantenerlo interesado por mucho tiempo, nada mejor que hacerte un poco la misteriosa, decirle que querés hacer con él lo que Victoria Abril en alguna de sus películas y proclamar, al menos una vez en cada encuentro, que sos una mujer que no se lleva bien con los compromisos.
Así que, si estás buena y lo que estás buscando es pasar un buen momento de sexo del bueno (el buen sexo es una característica excluyente de este tipo de nabos) y después volver a tu vida, éste es el nabo indicado. Ahora si lo que querés es encontrar al amor de tu vida, olvidate del Premium.
 
**Yeguas Inc.** 4:02 p. m. | |
viernes, mayo 10, 2002
El nabo soltero enamorado de la madre

Ronda los 30 años y vive con los padres. Es un nabo bastante tranquilo, tiene pocos vicios y le gusta mucho mirar TV. Cuando lo conocés te resulta encantador. Suele invitarte al cine y hablarte de las ganas de emanciparse que tiene.
Cuando finalmente decidís comenzar una relación seria con él, descubrís que jamás será totalmente tuyo. Hay una rival imponente agazapada por detrás del guardalmohada: su madre.
Que no es una madre cualquiera, sino la madre del nabo enamorado de la madre.
Alejarse urgente. No tendrás paz. El hará lo que sea por complacerla, y jamás la abandonara. No le pidas que desconecte el celular en los momentos de pasión, no sea cosa que a la vieja le de un surmenage y él no se entere.
Nunca cocines para este nabo. Nunca permitas que te presente a su madre.
Le vas a caer mal, (no olvides que sos una yegua del orto) e inmediatamente te quedarás sin el nabo. Porque ELLA, la otra es poderosa, invencible.
Jamás tengas la osadía de pretender salir con él un domingo al mediodía.(la pasta de la vieja es religiosa)
Jamás pretendas que se enamore de vos, porque él ya está enamorado.

 
**Yeguas Inc.** 6:01 p. m. | |
jueves, mayo 09, 2002
EL NABO INDEFINIDO SEXUALMENTE

Suele ser nuestro mejor amigo. El que sabe todas nuestras historias, el que nos aconseja, el que si lo llamás a las cuatro de la mañana para contarle tus penas, se pega al auricular sin roncar, el que se acuerda de la fecha de tu cumpleaños y te convida chicles Beldent. Ese del que todas estamos enamoradas en secreto. Ese al que queremos ascender en la escala amistosa y convertirlo en amigo-amante o "amigo de las buenas cojidas".
Este nabo es un diviiiino..!, es pulcro y ordenado, y te entiende, fundamentalmente, te entiende.
Es también un nabo sensual, cada vez que lo ves te deja con los ratones bailando tarantela con las manos en el suelo.
Pero nunca un aprouch. Y si se te dá por tomarte unos vinos y querer atracártelo, el tipo esgrime alguna excusa como: "no, no arruinemos la amistad" o "te quiero demasiado, para 'eso'..." o te habla de una novia que tiene y que, por supuesto nadie conoce.
Es ese nabo del que una comienza a sospechar, porque es absolutamente imposible que la rechace a una que es tan sexy y maravillosa.
Definitivamente tiene que ser gay. No hay otra posiblidad
Así pasa el tiempo con este nabo. Entre confidencias y novias/os invisibles, un buen día te lo encontrás pidiéndote prestado el rouge y allí no te queda más remedio que quitarle el mote de nabo y hacerlo tu amigo para siempre.

 
**Yeguas Inc.** 6:09 p. m. | |
Uno de los papeles que mejor me sientan, es el de yegua resentida.
Por eso comenzaré a elaborar una especie de catálogo con el sólo fin de clasificar a los diferentes tipos de nabos, a tener lo más lejos posible.
Espero que las otras yeguas hagan los aportes correspondientes.
Yo empiezo con el siguiente:

El nabo casado culposo.

Es ése que hace 20 años está casado con su primer novia, que hoy es gorda y no quiere saber nada con verle la cara a dios desde el nacimiento del último hijo, hace 10 años.
El nabo necesita reafirmar su virilidad, de vez en cuando, en un sitio diferente al baño
Y entonces sale a living la vida loca, buscando una gatita fogosa y bien predispuesta.
A decir verdad, a una, este tipo de nabos la aburren bastante, pero ante la creciente escasez de hombres reinante, agarra viaje sin escalas.
El nabo es gentil, paga la cena e intenta mantener una conversación más o menos interesante, mientras una cuenta los minutos perdidos antes de ir a los papeles, es decir a remachar los cataplines.
Cataplines que finalmente no se remachan ni nada, porque al nabo le agarra el ataque de culpa y se empieza a acordar de cuando su hijo Roberto tuvo varicela, o de cuando la gorda le regaló la primer corbata; y con tono lastimero, hace que la conversación derive en las pequeñas delicias de la vida conyugal, puerperios incluidos.
Te cuenta de todos sus problemas, de que la gorda ya no es la misma, y finalmente te deja en la puerta de su casa con un beso en la mejilla y un “gracias por la velada, me encantó conocerte” y se va a su casa pensando en que cara le va a poner a la jermu.
Una, que es una gata fogosa y bien predispuesta, descubre que con nabos casados culposos no existe la menor posibilidad.
Y decide probar con algún otro modelo del catálogo, a riesgo de que no haya en stock.
 
**Yeguas Inc.** 5:16 a. m. | |
Cuántas veces nos han dicho: yeguas. A los gritos o por lo bajo, es una de las palabras que más han usado nuestros congéneres: progenitores, parejas, amantes e hijos. "Yegua".
Tanto fue el cántaro a la fuente, que al final nos hicimos cargo: yeguas, sí. Y del Orto.
Y para ir definiendo lo indefinible, algunas yeguas referentes: Joan Collins, Bette Davis, Laura Croft, Sara Conors, teniente Ripley, La Novia de Chuky.... Nunca Teté Coustarot, Shirley Temple, Shakira o Jacinta Pichimauida.
Si usted considera que el vaso de su acompañante es un buen lugar para apagar los puchos, entonces bienvenid@.




 
**Yeguas Inc.** 4:39 a. m. | |
martes, mayo 07, 2002
No sólo hay que ser y parecer una yegua del orto; sino que hay que merecerlo.
Yo estoy en una etapa de aprendizaje y espero pronto poder ganarme el título de
Yegua del Orto honoris causa.
Give me the power

 
**Yeguas Inc.** 12:06 p. m. | |
No solamente hay que ser una yegua del orto, sino también parecerlo.
Porque eso de que "las apariencias engañan" o peor, eso de "lo que importa es lo de adentro" es una reverenda huevada, casi tan grande como eso de que hay que poner la otra mejilla o que no hay que hacer leña del árbol caído. Mentiras. Todas mentiras que nos hacen repetir vaya una a saber con qué fines nefastos.
No va a quedar títere con cabeza, están avisados.
Así que acá estamos, impiadosas, despiadadas, encarnizadas, descarnadas, lengualargas y mordaces, pero sobre todo, defrentemanteca, las Yeguas del Orto.

Pa'que tengan!
 
**Yeguas Inc.** 10:12 a. m. | |
No cualquiera puede jactarse de ser una auténtica yegua del orto.
Intentaremos, desde este púlpito, amerluzar la cuestión de modo cualitativamente revolucionario.
Haremos las delicias de nuestro mayores y repartiremos nuestros apósitos protectores por doquier.
No habrá reglas, excepto las mensuales que son fijas.
Conchas bien en alto, aqui estamos, las yeguas del orto versión bloggerizada 2002.

Que os dén!
 
**Yeguas Inc.** 9:31 a. m. | |