lunes, enero 17, 2005
Cuestión de tamaño
Como hemos prometido solemnemente dejar de lado el tema del tamaño en cuanto se nos de la gana, nos vemos en la obligación de redondear la cosa, para erradicar de una vez por todas las malas interpretaciones que tanto abundan.

Pero antes que nada, algunos axiomas para tener siempre en cuenta.

1. No nos sermoneen más con lo remanido que es que todas las minas quieren masa, peceto, tiburones, carne. Estamos podridas de que no nos dejen ir al punto.

2. Cuando las yeguas afirmamos que el tamaño es importante, no decimos que "un gran tamaño" es importante sino que nos referimos a que un "buen tamaño" es importante. La diferencia es tan sutil como abismal.

Pero bien, introduciéndonos de lleno en el redondeo, y dando por supuesto y sentado que se cumple el tradicional adagio panchoibañero "todo tiene que ver con todo", intentaremos con denuedo (o sin él) que se interprete la palabra yegual en un sentido amplio y abarcativo, porque ella es fruto del arduo trabajo empírico, teórico y hasta escuetamente filosófico. Con esto pretendemos dejar zanjada la cuestión de una vez por todas y para siempre.

Para ello recurriremos a los pasos establecidos formalmente para que la hipótesis "El tamaño es importante" pueda ser demostrada del modo correspondiente.

Aclaraciones necesarias que ya hicimos mil veces pero algunos nabos no comprenden (aún). Así que:

a. Lo nuestro no es una mera exposición de culos, pijas y conchas (para google que nos mira por TV). Lo nuestro es ciencia pura y dura.

b. El tamaño importa, claro que importa. Importa tanto como saber la sensación térmica real cuando te dicen que hay 34º de temperatura, o cuando leés las cifras que tira el Indec con respecto al crecimiento del empleo, cifras que te meten dentro los planes trabajar o no.

c. El tamaño, la forma, la textura, el olor, el sabor, son importantes, en la medida en que todo eso venga acompañado de lo que podría llamarse eficiencia (pericia, eficacia y similares), es decir: "Nada existe, nada funciona sin un buen entorno".

d. Cuando hablamos de entorno no hablamos de una mesa con velas ni de rosas rojas ni de poemas nerudezcos (lo cual, según el caso podria cuadrar). Hablamos de desempeño en la materia.

e. Cuando decimos de "según el caso", decimos eso, "según el caso", hablamos del árbol y del bosque y de montones de frases hechas que son la síntesis (o el condimento) para las buenas causas.

f. El trabajo de las yeguas (y no nos cansamos de repetir que lo nuestro es una labor que tiene más de social que de sexual) se basa en la educación, en el aporte fructífero hacia una vida mejor.

g. El sexo nos hace buenos. El sexo es nuestra parte más primitiva, más natural. El sexo es nuestra mejor parte. Es el lugar donde podemos ser nosotros y dar lo mejor de nosotros.

h. Volvemos ahora al punto en cuestión: el tamaño.

i. El tamaño de la pija. El tamaño de las tetas. El tamaño del culo (¡apuntá Google, apuntá!)

j. Pero somos yeguas y como yeguas nos vamos a detener en el tamaño de la pija. Para esto (y por la razón de fundamento científico explicada anteriormente) usaremos la clasificación de tamaños que alguna vez presentamos: small, medium, large y extra large con las consecuentes connotaciones que cada una tenga en el desempeño, que, a fin de cuentas, es lo que más importa.

Aclaraciones aparte, en el próximo post, la verdad revelada por Yeguas Inc., pa' que tengan.
 
**Yeguas Inc.** 9:48 a. m. | |