sábado, marzo 26, 2005
MARCA DE NABA / 2
(Auspicia este segmento: Google S.R.L., para sus búsquedas "tetas de silvina luna" y "canciones de nabidad")

Caso 2

Nabo 1: -Che, ¿la viste a la Salazar en la tele?
Nabo 2: -Nooooo, boluuuuuuudo, ¿anoche? ¡No me digaaaás!
Nabo 1: -Sí, chabón, no sabéssss... La mina llama a un plomero para una boludez cualquiera y primero se come una banana delante del tipo y le hace gestitos y le dice qué rico y después se tira leche encima a propósito y se cambia de ropa ahí nomás, casi que le encaja las gomas en la jeta, no sabéssss, pobre tipo con esa yegua en pelotas y encima regalada... ¡no entiende un carajo!
Nabo 2: Noooo, no podés... ¡Cómo me perdí a esa yegua!

Si bien podemos emparentarlo con el Caso 1, a simple vista se nota que en éste la confusión alcanza ribetes desopilantes. Aquí no sólo es aplicable todo lo que dijimos en el post anterior sino que también aparecen nuevos elementos a tener en cuenta. Las diferencias entre potra y yegua son tan sutiles y contundentes como las que hay entre un "gran tamaño" y un "buen tamaño", pero mientras el nabo en cuestión tiene posibilidades de encontrar la forma de adquirir la pericia que le haga falta, la movilidad social entre potras y yeguas es prácticamente nula: la potra es una naba que está buena, en cambio una yegua es una yegua esté buena o no, la condición yegual no está condicionada al aspecto externo. Una vez más podemos reafirmar que la carnicería no es ciencia de aplicación en este campo: el buen lomo no es garantía automática de calidad.

¿Por qué?, se preguntarán ustedes. Muy simple, hasta el nabo más nabo sabe que en los tiempos que corren si no naciste afortunada, si te da fiaca ir al gimnasio o hacer dieta, pero te morís por tener un buen lomo, te lo comprás hecho. La ecuación tiene una precisión quirúrgica: mezclás las tetas de Pamela Anderson, el culo de Pampita, la boca de Angelina Jolie, la nariz de Celeste Cid y la cintura de Thalía y obtenés una buena Cher. O, en su defecto, al menos una Daniela Cardone. Está más que demostrado que cualquier naba puede hacerlo, ni siquiera es necesario tener plata: mientras aparece el sponsor le das sin pudores al Photoshop.

He aquí el carozo del durazno: una yegua, queridos nuestros, una yegua de ley se las arregla con lo que tiene y lo que le tocó y no necesita que le retoquen nada. No, no malinterpreten, no nos parece mal que alguien decida invertir en su cuerpo para levantarse la autoestima o lograr sus aspiraciones en el jet set. Pero tengan en cuenta que cualquier mujer que recurra a la cirugía plástica para modificar estéticamente cualquier parte de su cuerpo, por más insignificante que esta sea y por más cara o bien hecha que esté la operación, esa mujer es enrolada automáticamente en las filas de las Nabas y permanecerá en esa categoría por los siglos de los siglos amén.

Ya sabemos que a ustedes les gustan igual, que no las quieren más que para que se re flexionen y que no la eligen por su calidez insustituible. Nadie va a negar que esas chicas son muy monas, y está bien que les digan diosas, aviones, camiones con acoplado o, para seguir con las equivalencias en el reino animal, que las llamen potras (o gatos, según el caso). Pero de ninguna manera pueden confundirlas con una yegua, porque son nabas. Todas esas minas son nabas. Y la nabidad, como todos sabemos, es un viaje de ida. Y basta una sola inyección de botox y ya estás en la ruta.

Post post: recuerdes que sigue abierta la convocatoria "Palabra de Nabas". Seguimos recibiendo vuestros aportes en el casillero de comentarios, aunque por el momento sólo en Haloscán, porque parece que el Eneatonto se declaró en huelga.
 
**Yeguas Inc.** 1:38 p. m. | |
martes, marzo 15, 2005
PALABRA DE NABA (post interactivo)
(Auspicia este segmento: Google Corp., para sus búsquedas "modelos en ropa interior" y "pensamientos de yeguas amables y comprensivas")


A medida que avanzamos en el desarrollo del tema "Marca de Naba" y preparamos futuras entregas que ilustrarán ampliamente en lo referente a las diferencias entre yeguas y nabas, hemos constado que la mejor manera de reconocer a una naba es a través de sus propias palabras. La auténtica Marca de Naba se pone de manifiesto cuando la naba en cuestión abre la boca y, como cualquier pez, por ella muere. Es infalible.

Palabras más o menos, éstas son algunas de las declaraciones que inundan las revistas y los programas de la tele. Muchas de ellas, incluso, son títulos de tapa, acuñadas para perdudar en el mármol. Pero todas ellas son frases que llevan la marca de naba indeleble y nunca será escuchadas de boca de una yegua:

"Yo soy medio puerquita"
"No me gustan las relaciones frías y pasajeras"
"Cuando tenga tiempo libre voy a estudiar psicología porque siempre me interesó el ser humano"
"Mi caballo (perro/iguana/canario) me da más satisfacciones que muchos hombres"
"A mí una provoleta me conmueve"
"Yo no me cuido en las comidas, lo mío es genético"
"Me gusta desayunar como una reina: medio pomelo y un yogurcito descremado"
"La gente sólo mira mi cuerpo pero no se fija que también tengo sentimientos"
"Mi sueño más grande es formar una familia"
"Desde que empecé en el teatro ya no me siento sólo un objeto sexual"
"En mi casa ando todo el día a cara lavada y en chancletas"

Hasta aquí nuestro aporte: sabemos que ésta es apenas una pequeñísima muestra pero admitan que Yeguas Inc. está para cosas mucho más importantes que redactar la Enciclopedia de la Naba Ilustrada. Sin embargo reconocemos que el trabajo es tan arduo como necesario, y por eso invitamos a nuestro querido público a participar en el crecimiento de este post interactivo, dejando sus contribuciones en la bandejita de comentarios. Vamos no se hagan los osos, todos (y todas) los aquí presentes habrán pronunciado, leído o escuchado declaraciones por el estilo. La propuesta es que ustedes se encarguen del trabajo de recopilación y nosotras mantenemos actualizada la Enciclopedia y hasta podemos evaluar la posibilidad de premiar a los más entusiastas colaboradores. El desafío está planteado y la pelota en vuestra área: ahora depende de ustedes.
 
**Yeguas Inc.** 8:57 a. m. | |
miércoles, marzo 09, 2005
MARCA DE NABA / 1
Un aspecto importante de nuestra misión educativa es corregir los errores y despejar las dudas enquistadas en el fondo del saber popular del universo nabo. Fallidos, erratas, definiciones incorrectas, falsas interpretaciones, malos usos del vocabulario son moneda corriente cada vez que al menos dos nabos se juntan a charlar, dando como resultado una sarta inaceptable de imprecisiones que no hacen más que fomentar la ignorancia, la desinformación y no le hacen nada bien a la comunicación humana.

En este sentido, les proponemos una serie de ejercicios en los que plantearemos algunos de los miles de supuestos y/o frases más comunes que se escuchan día a día, para enseguida abocarnos al análisis pormenorizado:

CASO 1

El nabo se sienta frente a la computadora, abre el Google, reflexiona y tipea "fotos de sexo con yeguas" o "fotos de yeguas cogidas" (o cientos de variantes que pueden o no incluir el nombre de alguna estrellita televisiva).

¿Qué espera encontrar?
Fotos, muchas fotos para llenar alegría su cabecita loca.

¿A dónde cae primero que a ninguna otra parte?
A Yeguas Inc. Tenemos centenares de entradas por el estilo.

¿Encuentra lo que buscaba?
Obviamente no, ni cerca queda.

¿Por qué? ¿Dónde está el error?
El primero, pero no el más grave es pensar que el Google está comandado por un nabo como él (pero enano, por ejemplo) que les devolverá una respuesta del tipo "Mirá pibe, me fije en el catálogo y te copié esta lista de lugares donde vas a encontrar lo que andás buscando... No, no me lo agradezcas, es mi laburo, andá y volvé cuando quieras". No, nene, el Google no es taaaan inteligente, labura con palabras clave, con títulos, y las fotos que vos querés, con mucha suerte, se llaman "pamela01.jpg" y no "foto de yegua cogida.jpg".

Claro que todo esto se transforma en una nimiedad cuando consideramos lo que realmente importa, el error inconmensurable en el que incurre el nabo cuando busca fotos de yeguas y nada quiere saber con los equinos.

Queridos nabos, una yegua no se exhibe gratuita e indiscriminadamente. Una yegua no se deja sacar fotos para que sean distribuidas en Internet. Una yegua no posa en bolas para que los nabos se ratoneen. Sépanlo, esas que posan desnudas tapándose las tetas con la manito o con el pelo, esas que doblan las rodillitas y hacen pucherito, esas que por guita aceptan ponerse una nariz de chanchito para las fotos, esas no son yeguas, son nabas. Y esas que desfilan en la tele y se manotean las estrellitas también son nabas. No busquen fotos de yeguas porque no las van a encontrar así nomás. La yegua no se muestra porque sí, no es carne de exportación que se expone en cualquier góndola. Así que ya saben, si están muy desesperados, tipeen "fotos de nabas cogidas" y capaz que el enano de Google les da una manito.

No, no nos agradezcan. Es nuestro trabajo.
 
**Yeguas Inc.** 4:49 p. m. | |
lunes, marzo 07, 2005
aclaración necesaria
Osvaldo Laport no es bienvenido a esta página.
 
**Yeguas Inc.** 10:10 a. m. | |