jueves, noviembre 10, 2005
EL NABO COMUNICADOR
Como ya hemos mencionado en otras oportunidades, una rama importante de la Taxidermia Nabal se ocupa del estudio de los diferentes tipos de nabos internéticos, bajo la categoría generalizadora de "Cybernabo". Dada la gran variedad de especimenes que pueden identificarse dentro de este grupo, en esta ocasión profundizaremos en las características de una variante que, a pesar de su aparente bajo perfil, resulta altamente perniciosa para la salud emocional de la población naba (tanto femenina como masculina) y, a la larga o a la corta, constituye un flagelo que es nuestro deber denunciar. Estamos hablando, como no puede ser de otra manera, del Nabo Comunicador.

Se denomina Nabo Comunicador a aquel nabo que tiene una compulsiva y desenfrenada necesidad de comunicarse con otros seres humanos, sobre todo si se trata de seres humanas. Utiliza para ello cualquiera de los medios que Mamá Tecnología Moderna pone a su disposición, desde el teléfono hasta el weblog, pasando por el SMS, el e-mail, el chat, el correo tradicional, los mensajes en la radio preferida, las señales de humo y hasta los papelitos por debajo de la puerta. Sus motivaciones pueden ser de lo más diversas, una profunda soledad, una depresión coyuntural, una calentura pasajera o un blog caprichosito que se niega a aparecer como el señor desea. El catálogo es tan amplio como la cantidad de subtipos registrados, por lo que en esta oportunidad hemos decidido abocarnos a sólo dos de ellos, el Nabo Chatero y el Nabo Posteador Compulsivo, que son los que sintetizan de una manera más eficaz la naturaleza del Nabo Comunicador.

El Nabo Chatero posee extensas listas de contactos femeninos, una por cada mensajero instantáneo y/o programa de chat. Todas mujeres que, por lo general, llegaron a su MSN, ICQ, IRC o GoogleTalk través de una leyenda que el nabo tiene en su blog, que indica los datos precisos para encontrarlo en todo momento, ya sea en el trabajo, en el hogar o en donde quiera que tenga una conexión. En uno o todos estos medios, este nabo estará online la mayor parte del día, aunque siempre figurará como "ausente", porque él es un Nabo Muy Ocupado, aunque todos sabemos que ese "estoy-pero-no-estoy, te-veo-pero-no-me-ves" es una simple forma de seleccionar con quién quiere "establecer comunicación" y con quién no. Y un poco de vouyeurismo también, por qué no.

La selectividad manifiesta no impide que el nabo chatero se comunique con varias nabas a la vez, dependiendo del humor o la cantidad de motivaciones con que se haya levantado. La simultaneidad no representa un problema para él, ya que es capaz de las hazañas más inusitadas para lidiar con dos, tres, cuatro o más ventanitas (o sea, dos, tres, cuatro o más nabas) sin perder el hilo conductor de cada una de las conversaciones, pudiendo, incluso, atender a la naba que tiene acostada en su cama, ahí nomás, a metros de la computadora. Claro que no siempre acierta: puede darse que en el momento de proponer un lugar y hora de encuentro a *lachicacosmica* , se equivoque de ventana y la cita termine siendo con -=Marili= ^no he dejado de quererte jamás^. Como también que la naba que está a metros de allí, esperando su chat F2F (face to face), IRL (in real life), en lugar de un beso apasionado reciba un emoticón de corazones gigantes, o, por el contrario, que, Lulu *-*toma de mi todo, bebetelo bien*-*, sea engalanada con un "oh, sí, así, mássss, ahhhh..." escrito en tiernas letras rosaditas.

Esta necesidad de estar siempre con la guardia en alto determina que el Nabo Chatero no tenga paz. Nunca. Ni en la cama, ni en el chat. En poco tiempo las nabas se aburren de esperar que les responda y, finalmente, lo más probable es que el tipo se convierta en un Nabo Chatero "no admitir" ni en la cama, ni en el chat. O, lo que es peor, que a la hora de los bifes, encuentre a todas las comunicacionadas en estado "ausente", contemplando su triste soledad de nabo "invisible to user". Y en la cama, pajas y libros.

Por otro lado, el Nabo Posteador Compulsivo es aquel que, ante cada idea que ose prorrumpir en su cabecita loca, ya sea una genialidad, una ideíta mediocre o una auténtica boludez, siente la brutal e irrefrenable necesidad de verterla en su blog. O sea, comunicarsela al mundo o, al menos, a la blogósfera toda. Es un nabo que si sueña que inventa un dispositivo para pelar bananas, lo primero que hace cuando se despierta, aunque sean las cuatro de la mañana, es sentarse en la computadora y postear "soñé un dispositivo revolucionario para pelar bananas". Este nabo funciona también como repetidora propaladora de noticias, siempre fiel a su necesidad de mantener a todos bien informados y al día. Es por eso que en medio de un partido Argentina-Brasil, si cualquiera de los equipos convierte un gol, el Nabo no puede reprimir el impulso de postear: "Argentina 1 - Brasil 0", o viceversa, aún cuando sabe que todo el mundo está lejos de la blogósfera, mirando la tele. Es por eso que el Nabo Posteador Compulsivo es capaz de interrumpir una cepillada descomunal porque acaba de recordar una rima de Becquer, que a su vez le trajo a la memoria el patito de hule que tenía en su bañera de chiquito y no puede postergar el deseo de postear acerca de la nostalgia de las cosas simples de la vida. Y es por eso también que, en plena acción de levante (en una fiesta, en un bar, en una entrega de trofeos, en una lectura de poesía, en un torneo de hockey femenino o en una reunión de directorio), cuando el nabo ya imagina a la mujer que tiene enfrente desnuda, caliente y pidiendo, sus ideas al respecto le resultan tan ingeniosas que LAS TIENE QUE DECIR en su blog... y así nomás pide gancho, suspende todo y se sumerge en la notebook.
 
**Yeguas Inc.** 2:28 p. m. | |